Finalmente Como Bajar La Panza Desde Hoy

Así que decidiste deshacerte de la grasa abdominal. Adivina que… Todos tienen grasa abdominal, incluso personas que tienen abdominales planos. Eso es normal, pero la grasa abdominal puede afectar tú salud en formas que otra grasa no. Algo de tu grasa esta justo debajo de tu piel. Otra se encuentra más adentro, alrededor de tu corazón, pulmones, hígado y otros órganos.

Es esa grasa, llamada grasa visceral la que puede ser un gran problema, incluso para gente delgada.

Grasa abdominal profunda

Todos necesitan algo de grasa visceral, provee amortiguación alrededor de los órganos. Pero si tienes demasiado, es probable que puedas adquirir enfermedades del corazón, diabetes tipo 2, presión sanguínea alta, algunos tipos de cáncer como cáncer de mama o de colon.

como bajar la panzaLa grasa no solo se queda allí. Es una parte activa de tu cuerpo, creando gran cantidad de sustancias malas. Si aumentas mucho de peso, tu cuerpo comienza a almacenar la grasa en lugares inusuales.

Con obesidad creciente, encontramos personas cuyas áreas de almacenamiento de grasa regulares ya están demasiado llenos por lo que se comienza a almacenar alrededor de los órganos y el corazón. Lo que acarrea todas las enfermedades ligadas a la obesidad.

¿Cómo saber cuánta grasa abdominal tienes?

La forma más precisa seria con una Tomografía computarizada o con una Resonancia magnética, pero hay una forma más sencilla y mucho menos costosa.

Consigue una cinta de medir, ponla alrededor de tu cintura al nivel del ombligo y mide tu tamaño. Hazlo mientras estas parado y que la cinta esté nivelada. Tu cintura debería medir menos de 35 pulgadas (89cm) para las mujeres y menos de 40 pulgadas (102cm) para los hombres.

Incluso si se es delgado se puede tener demasiada grasa visceral. Cuanta se tiene puede ser genético y otra parte por tus hábitos, especialmente que tan activo eres. A la grasa visceral le gusta la inactividad. Estudios han demostrado que personas delgadas que cuidan su dieta pero no se ejercitan, son más propensos a tener demasiada grasa visceral. La clave es el estar activo sin importar tu talla.

CONSEJOS GENERALES ANTES DE EMPEZAR

Iniciar una dieta para perder peso y mejorar tu salud es un objetivo loable, pero puede ser un poco abrumador. Siempre habrá retos cuando inicias algo nuevo, especialmente cuando tiene que ver con tus rutinas como comer y beber.

Igualmente, si no intentas cambiar todo al mismo tiempo, puedes obtener tus objetivos de pérdida de peso. A continuación te damos algunos consejos para perder peso, pero más importante es para que no lo recuperes. ¿De qué sirve perder peso si lo vas a recuperar de inmediato?

Sigue un plan de alimentación saludable.

Una dieta balanceada debe incluir comidas que disfrutes, incluyendo muchas comidas saludables como vegetales, frutas, fibras, productos lácteos bajos en grasa, carnes magras, comida marina, granos y nueces. Por su capacidad de satisfacer, estas comidas bajas en calorías te ayudaran a mantenerte en la dieta. Las más satisfacientes son las altas en fibra (frutas, vegetales, granos y nueces) y/o proteínas bajas en grasa (carnes, pescados y lácteos).

Lo ideal sería que lentamente te desligues de comidas muy procesadas y altas en grasa y calorías y las reemplaces por opciones más nutritivas. En cualquier momento del proceso puedes idear formas de aumentar el consumo de comidas saludables y reducir las menos saludables.

Da pequeños pasos

adelgazar la barrigaEl cambio es difícil. Hacer cambios pequeños gradualmente en tus hábitos alimenticios es la mejor manera de ajustar tu dieta.

Algunos expertos sugieren hacer solo un cambio a la semana, para darte oportunidad de acostumbrarte a la nueva conducta. Tu meta final es la de establecer hábitos alimenticios que puedas mantener por el resto de tu vida.

Una excelente forma de comenzar es la de llenar tus gabinetes y refrigerador con comidas saludables y planear la preparación de comidas saludables en casa. Adquiere un nuevo libro o revista que se especialice en comidas saludables y crea un menú semanal con las que más te llamen la atención.

Ponte metas realistas

La mayoría de las personas que quieren perder peso se ponen metas muy altas, soñando ponerse tallas de ropa que no son realistas para ellas. Sin embargo, perder 5% a 10% de tu peso corporal mejorara la manera en que te sientes y lo más importante, mejorará tu salud. Estudios han demostrado que perder solo un poco de peso mejora tu salud general, específicamente bajan la presión sanguínea y niveles de azúcar y colesterol en la sangre.

Pon metas que sean obtenibles fácilmente y recuerda que el ritmo de pérdida de peso recomendable es de 450 a 900 gramos (1 a 2 libras) semanales. Lento y constante se gana esta carrera. Toma tiempo aprender nuevos hábitos alimenticios que durarán el resto de tu vida.

Recompensa, no castigues

Para mantener la motivación en alto, date una recompensa cada vez que obtengas un mini objetivo. Después de todo, perder 1 o 2 kilos o asistir al gimnasio 5 veces en la semana, merecen un reconocimiento.

Por otro lado, no seas tan severo contigo cuando falles. Todos lo hacen tarde o temprano. Anticipa que habrá caídas y cuando ocurran solo levántate, sacúdete y sigue tu camino. Utiliza tus fallas para ver dónde eres más vulnerable y planea como enfrentaras la situación cuando vuelva a suceder sin abandonar tu dieta. Te sugerimos poner tu máximo esfuerzo el 80% del tiempo y relajarte un poco el otro 20%.

Consigue un(a) compañero(a)

El apoyo es esencial para un programa de pérdida de peso efectivo. Recluta a algún miembro de tu familia, consigue un amigo(a) que te acompañe a caminatas y entrenamientos. También puedes unirte a foros o grupos de apoyo que te mantengan motivado(a) en esos momentos más difíciles.

Registra tus comidas

Los que pierden peso exitosamente saben lo importante que es el documentar que y cuanto comen. El simple hecho de escribirlo es una herramienta poderosa para mantenerte en control. Puedes diseñar tu propia planilla de registro al inicio del proceso.

Agrega ejercicio

hacer ejerciciosComer saludable y reducir calorías es solo la mitad del proceso para perder peso exitosamente. Hacer actividad física regularmente es la otra mitad.

El ejercicio es una herramienta ponderosa, te ayuda a quemar calorías, aumenta tu fuerza, tu balance y coordinación mientras reduce tu estrés y mejora tu salud general.

Nuestro consejo es que incluyas el ejercicio en la mañana de manera que no lo vayas empujando fuera de tu día.

Actividades como bailar pueden ser divertidas y al mismo tiempo te dan el ejercicio que necesitas. Antes de iniciar cualquier actividad física es buena idea consultar con tu médico y puedes aprovechar para que revise tu plan de dieta.

En lugar de pesarte en la balanza es preferible que midas tu cintura para saber si estás perdiendo grasa abdominal. Tu peso puede mantenerse a pesar de perder grasa pues si haces actividad física puedes estar aumentando masa muscular.

Debes estar orgulloso(a) de haber tomado la decisión de mejorar tu salud. Es uno de los detalles más importantes según la opinión de Adiosbalanza.com. Entiende que el camino que te espera tendrá altibajos, pero con un buen plan de dieta y una buena actitud, serás exitoso(a).

Ahora, pasemos a una sección más práctica:

UN MÉTODO RAPIDO PARA BAJAR LA PANZA (HOMBRES Y MUJERES)

Una de las preguntas más comunes que las personas se hacen es ¿Cómo pierdo la grasa abdominal rápidamente? La grasa abdominal es de hecho la más peligrosa. Además de la estética, una cintura grande es indicador de enfermedad.

Se requiere más que ejercicios abdominales. Comenzamos a ganar peso en nuestra parte media cuando nuestros niveles de cortisol se disparan. El estrés es uno de los primeros responsables de secreciones de cortisol. Cuando esto ocurre, el cortisol degrada masa muscular (el tipo de tejido que quema grasa más eficientemente) y mantiene el almacenamiento de grasa en la región abdominal. Este estrés puede empeorar con una mala dieta; estudios han demostrado que el estrés causado por dietas inapropiadas pueden aumentar los niveles de cortisol manteniendo los niveles de grasa a pesar de la restricción de calorías.

Entonces ¿Cómo me pongo en forma?

Incorpora los siguientes consejos y estarás en camino a un abdomen más plano.

Duerme

dormirSi trabajas tarde en la noche, piénsalo bien. Cuando tu biorritmo está desfasado, terminas comiendo más. Cuando estás cansado sientes más ansiedad que activa tu deseo de azúcar y otras comidas que aumentan la grasa.

Perder sueño también altera tu producción de hormonas, afectando los niveles de cortisol que pueden causar sensibilidad de insulina, causa primordial de la grasa abdominal.

Dormir por lo menos 7 horas durante la noche es una de las mejores cosas que puedes hacer para cumplir tus metas de ponerte en forma.

Pequeños estallidos de ejercicio

1000 abdominales en la noche pueden darte músculos abdominales fuertes, pero con una gran capa de grasa por encima, no obtendrás los resultados que realmente deseas. En lugar de todos esos abdominales, has ejercicios que involucren múltiples grupos músculos y trabaja tu sistema cardiovascular. Trata de hacer barras sosteniéndote arriba por 20 segundos en series de 4. Levantarte y caminar también te ayuda.

El azúcar es tu enemigo

Luchar contra la grasa abdominal es 80% una dieta saludable. Reduce las calorías llenándote de proteínas, vegetales y granos enteros y reemplazando bocadillos malos por saludables. Un buen truco es espolvorear canela en tu café de la mañana o en tu avena, esta especia ha demostrado ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre. Además reduce la velocidad a la que la comida sale del estómago dando una sensación de saciedad por más tiempo.

Vitamina C

Cuando estás bajo mucho estrés, segregas más hormona cortisol. La vitamina C ayuda a balancear los estallidos de cortisol que te ocurren cuando estas bajo estrés. Además de ser una buena forma de contrarrestar un resfriado, la vitamina C es esencial para producir carnitina, un compuesto que utiliza el organismo para convertir grasa en combustible.

Si estás pasando por una crisis emocional, estrés en el trabajo, aumenta tu consumo de vitamina C para contrarrestar los efectos negativos. Come pimentones, frutas como el kiwi, el mango y la guayaba. Estas frutas tienen más vitamina C que la famosa naranja.

Come grasa

Si, así es, se necesita grasa para quemar grasa. Como dije arriba, el azúcar es lo que te engorda, no la grasa. Grasas saludables incluyen comidas con alto contenido de omega 3, como el salmón, el aguacate y las nueces. Estas comidas están llenas de nutrientes que ayudan a mantenerte satisfecho durante el día.

Reduce tu respiración

mejora la respiracionEste es un método muy sencillo que puedes utilizar aun haciendo otra cosa. Siempre que te sientas tenso fíjate como estas respirando. La mayor parte de las personas bajo estrés alternan contener la respiración con respiraciones cortas o toman respiraciones poco profundas y rápidas.

Después de que te percates de tu respiración, conscientemente relaja tu estómago y disminuye la respiración. Esto funciona mejor si controlas tu exhalación en lugar de tu inhalación.

Con cada exhalación repítete “más despacio”. Eso es todo, simple pero sorprendentemente efectivo.

¿PORQUÉ VARÍA EL METODO DEPENDIENDO DE LAS CIRCUNSTANCIAS?

No todos los cuerpos son iguales, no es lo mismo tratar de bajar de peso desde los 90kg (198 libras) que bajar de peso desde 150kg (330 libras). Una persona obesa tendrá más dificultad para moverse a la hora de ejercitar y deberá tomar en cuenta sus limitaciones cardiacas y pulmonares. Por lo que el proceso seguramente será más lento.

La edad es otro factor importante a tomar en cuenta a la hora de perder peso. A medida que avanzamos en edad, nuestros cuerpos se vuelven más frágiles, especialmente si no se ha tenido un régimen de ejercicio constante a lo largo de los años. Osteoporosis y otras enfermedades ligadas a la edad deben ser tomadas en cuenta a la hora de hacer dieta o ejercitarse.

Finalmente la salud general es un factor importante a tomar en consideración antes de iniciar cualquier método de pérdida de peso. Personas con presión arterial alta, diabéticos, o cualquier condición médica que te pueda hacer más vulnerable. Si este es tu caso, consultar a tu medico es un paso imprescindible antes de comenzar.

Ahora bien, si lo que estabas buscando era como obtener buenos resultados en un periodo muy corto de tiempo, entonces presta atención a la siguiente sección:

COMO COMENZAR A BAJAR LA PANZA EN 3 DIAS

Paso 1:

Querrás aumentar masa muscular y quemar grasa al mismo tiempo, para esto debes realizar entrenamiento de circuitos a diario. Realiza ejercicios que involucren todo el cuerpo, como flexiones, barras y sentadillas en un set de 15 repeticiones. Y puedes iniciar el ejercicio con un minuto de salto de cuerda a manera de calentamiento. Deberás quemar de 500 a 600 calorías por entrenamiento.

Paso 2:

estomago planoDebes trabajar tus músculos abdominales una vez al día. Abdominales y levantamiento de piernas en sets de 20 repeticiones.

Además haz planchas, mantén tu cuerpo en una posición elevada de flexiones con tus codos sobre el piso y el cuerpo recto apoyado en las puntas de los pies. Mantén esta posición de 30 a 60 segundos por cuatro repeticiones.

Paso 3:

El tipo de comida que consumas en este período es vital para conseguir cualquier cambio. Comida naturales como frutas, vegetales, granos enteros, pan y pasta, pollo, carne magra, pescado y productos lácteos bajos en grasa deben reemplazar los alimentos procesados altos en azúcar.

Paso 4:

Para minimizar retención de agua, reduce tu consumo de sodio. Esto quiere decir que debes evitar la sal. Puedes condimentar tu comida con otras hierbas y especias.

Paso 5:

El estrés y la ansiedad pueden causar un aumento en la secreción de cortisol, que fomenta la acumulación de grasa en el área del abdomen. Así que mantén la calma.

COMO BAJAR LA PANZA EN UNA SEMANA

Tal vez no estás tan apurado como otros en obtener resultados en 3 días. Para ver resultados en una semana, puedes esparcir el ejercicio del método anterior a tres veces por semana. Incluso puedes estirarlo en un mes.

La dieta es recomendable que la comiences desde el día 1 y que la continúes indefinidamente. Comer de manera saludable te dará más oportunidad de no volver a recuperar el peso que pierdas.

Para reducir el estrés permanentemente, además de la actividad física, puedes considerar un pasatiempo que realmente te apasione. Algo que puedas realizar en tu tiempo libre y que te haga sentir bien al hacerlo.

COMO REDUCIR LA PANZA DESPUES DEL EMBARAZO

Amamantar ayuda, especialmente en los primeros meses después de dar a luz. Las mujeres que amamantan queman calorías extra para producir leche, por lo que pierden el peso ganado durante el embarazo mucho antes que las mujeres que no amamantan.

Amamantar también genera contracciones para reducir el útero, convirtiéndolo en un ejercicio para todo el cuerpo. Esto sin mencionar todos los beneficios que trae para él bebe.

panza delgadaEl ejercicio también ayuda. Sea una caminata alrededor del parque o una clase de yoga postparto, la actividad física tonifica los músculos del abdomen y quema calorías.

Un régimen riguroso de ejercicios que incluya ejercicios aeróbicos y movimientos que se enfoquen en el abdomen, funcionarán de maravilla. Pero antes de iniciar una rutina de ejercicios, asegúrate de que tu cuerpo esté listo.

Algunas barrigas de bebe requieren más esfuerzo. En algunas mujeres, el lado derecho e izquierdo del musculo que cubre la barriga se puede separar. Esto es más propenso a suceder por múltiples embarazos. Tu doctor te puede decir si tienes esta condición y sugerir algunos ejercicios para corregirlo después del parto.

¿Puedo hacer dieta?

Si aumentaste de peso durante el embarazo, perder algunos kilos puede ayudarte a reducir tu estómago. Una dieta baja en calorías puede ayudarte a perder peso, pero dale oportunidad a la naturaleza y al ejercicio primero. Espera por lo menos 6 semanas o preferiblemente algunos meses antes de reducir las calorías especialmente si estás amamantando.

Las mujeres necesitan 1.600 a 2.400 calorías al día para mantener un peso saludable. Para perder medio kilo (1 libra) a la semana, ya sea reduciendo la ingesta de comida o aumentando la actividad física. Perder más de medio kilo a la semana puede hacerte sentir fatigada y afectar tu humor.

No hagas dietas severas, la perdida rápida de peso afecta tu habilidad de amamantar y pone tu cuerpo en modo de inanición y el estrés y la fatiga reduce la cantidad de leche que produces. Además cuando haces este tipo de dietas, no comes suficiente comida nutritiva, lo que significa que tu bebe no recibirá las vitaminas y las grasas que necesita para su sano crecimiento.

Ahora ya sabes todo lo que hay que saber para poder reducir la grasa abdominal y comenzar a bajar esa panza un poco (o muy) pronunciada que tienes. Hora te tomar acción! Depende de ti en este momento.